Quizás, la pregunta que más me hacen cuando me conoce alguien nuevo. Y, ¿eso es diferente a un fisioterapeuta o a un osteópata?

Después de 5 años de rigurosos estudios me gradué en Life University of Chiropractic, Atlanta, Georgia, como Doctor of Chiropractic (D.C) y por tanto me voy a limitar a hablar de lo que sé, de lo que conozco y de lo que me apasiona: la quiropráctica. Empezaré por la definición estándar según la Organización Mundial de la Salud (OMS): 

 “La quiropráctica es la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, del cuidado y de la prevención de las alteraciones del sistema músculo-esquelético, así como de los efectos que producen estos desórdenes en la función del sistema nervioso y en la salud en general.”

En palabras  algo más sencillas, somos especialistas de la columna vertebral! Algo que todos tenemos, que nos sostiene toda la vida, nos mantiene erectos  y por tanto tenemos que cuidar desde el nacimiento hasta la longevidad.  Todos estamos sometidos a estrés de algún tipo. Las cargas físicas, químicas o emocionales de cada individuo producen alteraciones mecánicas en ciertas zonas de la columna y esto afecta al nervio que está saliendo de entre las vértebras, produciendo problemas de espalda. 

¿Qué hacemos nosotros? Eliminar estas alteraciones mecánicas a través de la manipulación espinal muy específica y tras un estudio previo,  con el objetivo de eliminar el estrés que esto está produciendo sobre el sistema nervioso y a su vez está repercutiendo negativamente en la salud en general de la persona. Ahora bien, algo que parece sencillo y a lo que pocas veces hacemos caso, puede acabar en problemas de columna mucho más importantes y dolorosos como: ciáticas, hernias de disco, artrosis, degeneración de disco, escoliosis, malas posturas, migrañas cervicogénicas o braquialgias. Y todos sabemos que convivir con dolor nos afecta en el humor, el apetito, el sueño, la energía y en la forma de pensar.

Todos tenemos algún familiar,  amigo o nosotros mismos hemos experimentado un dolor lumbar, dolor de cuello, de hombros o una migraña debilitante que nos impide hacer el día a día. No es de extrañar que la quiropráctica sea el ejemplo más importante de medicina alternativa en los Estados Unidos. Datos como los siguientes dan fe de su éxito: 

  1. La profesión quiropráctica está licenciada en 50 estados americanos. Se estima que 1 de cada 3 personas que sufren de dolor lumbar utilizan la quiropráctica (1).
  1.  Según el Health Policy Institute de la Universidad de Georgetown, 16 millones de adultos (el 8 % de todos los adultos) experimentan dolor de espalda persistente o crónico que limita sus actividades cotidianas de una forma u otra.  También informa de que el dolor de espalda es la sexta afección más costosa en los Estados Unidos.
  1. Las costas de atención médica debido al dolor de espalda superan los $12 mil millones por año.
  1. En las consultas de atención primaria, donde el dolor de espalda ocupa el segundo motivo de consulta tras las enfermedades de las vías respiratorias superiores. El dolor de espalda aparece en todos los grupos de edad, tiene tendencia a aumentar conforme avanza ésta y predomina entre los 45 y 59 años (2).
  1. Las causas más frecuentes del dolor de espalda son los problemas osteoarticulares (41,2%) y los factores profesionales (19,1%) (2).

Cuando tenemos dolor, somos menos productivos tanto en el trabajo como en casa. El dolor de espalda es una de las principales causas de días de trabajo perdidos. Se pierden unos 83 millones de días de trabajo al año a causa del dolor de espalda.

El dolor se presenta de muchas formas, cada una igualmente devastadora para quien lo está sufriendo. Cada día que veo a alguien que no puede atarse los cordones, recoger a su hijo del suelo, dormir bien o ir a trabajar, me recuerda la importancia de estar sano y mantenerse sano y me llena de gratitud poder ser una herramienta para los demás a conseguirlo.

Realmente no hay motivo para que vivamos con dolor, faltemos al trabajo o suframos durante períodos prolongados de dolor de espalda. Hace falta tomar conciencia de que la salud es un regalo todos los días, entender que la falta de síntomas o dolor no significa presencia de salud, y la responsabilidad de cuidarnos y de cuidar de los nuestros. 

Tal y como aparece en revistas médicas prestigiosas como The Lancet: 

«hay que asumir las habilidades que los quiroprácticos han desarrollado con tanto éxito para el alivio de los problemas permanentes de espalda».

El conocimiento es poder, especialmente cuando se trata de nuestra salud. Me esfuerzo por ofrecer no solo esperanza, sino también el conocimiento y los recursos para sanar naturalmente a través de elecciones de estilo de vida positivas.

  1. Deyo RA, Tsui-Wu YJ. Descriptive epidemiology of low-back pain and its related medical care in the United States. Spine 1987
  2. © Sociedad Española de Farmacia Familiar y Comunitaria (SEFAC) © Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN)